28 julio 2005

Vestida para matar el rato

¿Cual es el límite que marca el homenaje del plagio? Esta pregunta me la hago yo a mi mismo tras ver ayer, después de andar bastante tiempo detrás de ella, Vestida para matar, de Brian de Palma (1980).
La película cuenta la historia de una mujer de mediana edad que, insatisfecha sexualmente por su pareja, intenta vivir entre las visitas a su psiquiatra y su labor como madre de familia. Todo esto hasta que un día, le da por hacer croissing en un museo y el destino la castiga por haberse atrevido a desatarse de esa manera. A partir de ahí la historia se revela como un homenaje-plagio a una de las películas mas famosas de la historia del cine: Psicosis, de Alfred Hitchcock.

Brian de Palma siempre ha sido un admirador confeso del estilo y la filmografía de Hitchcock, pues lo ha reconocido algunas veces. De ahí que las semejanzas existentes entre ambas obras sean numerosas. Entre ellas:

1. La protagonista es rubia(con todo lo que eso conlleva)
2. La rubia (que creíamos protagonista de la historia) es asesinada en el primer tercio de película
3. El asesinato se produce mediante numerosos cortes con una navaja en un recinto cerrado (cambiamos navaja por machete y ascensor por bañera)
4. El asesino es un transexual con trastornos de personalidad que no acepta su parte femenina

Entonces... ¿como hay que tomarse este tipo de licencias? ¿Es menos autor un autor por basarse en ideas de otros para contar su propia historia? A mi personalmente no me molesta, siempre y cuando no me acuerde excesivamente del referente, que es un poco lo que me pasó aquí. Constantemente intentaba establecer paralelismos entre ambas obras, lo que llegó a cansarme un poco.

Algo parecido me pasó el otro día cuando discutía con un amigo sobre Todo sobre mi madre y Eva al desnudo. Él decía que Almodóvar había plagiado de calle a Mankiewicz al crear un personaje y una historia como la de Eva Harrington para su película. Yo creo que no, que simplemente es una excusa para desarrollar toda una trama. Además, el personaje y la situación no están metidos con calzador, sino que forman parte de una historia coherentemente construida alrededor del mismo.

Pero bueno, volviendo a Vestida para matar, es una película que recomendaría pero no por sus valores cinematográficos (para eso se leen alguna crítica cinematográfica como esta) sino por su estética y su apariencia.

Realizada a principios de los 80, es de esas películas a las que el doblaje al español, en vez de desvirtuarlas, le da una nueva dimensión. Es de ese tipo de doblajes que, por lo menos a mi, me resulta sumamente atractivo por los recuerdos que me trae. No se si soy capaz de explicar lo que quiero transmitir, pero es el mismo que encontrarán en la mayoría de las obras de la época, cuando el Dolby aún no era dominante y los cines llegaban, como mucho, al Magnasound. Además, la fotografía consigue que nos transportemos a la época de una forma elegante (algo parecido a la estética conseguida en El Exorcista), mediante el uso de filtros de cámara (White promist, que da a los personajes una especie de aura blanquecino muy efectivo para ciertas historias y muy denostado por algunos profesionales, que no quieren ni oir hablar de el o el filtro de estrella, que hace que cada destello luminoso se transforme en una estrella que ríete tu de la de los reyes magos) o algo que no había visto nunca: la aparición de marcas negras en las esquinas de la pantalla. No se si este es un efecto buscado por el director, pero es algo que se produce en la realidad cuando se coloca de una forma inadecuada un filtro en cámara (viñeteo: los bordes del portafiltro quedan visibles al objetivo, y parece como si estuviéramos mirando a través de un agujero). Este hecho, quizás casual, quizás premeditado, da un empujón a la película, haciendo que constantemente nos sintamos mirones privilegiados de una historia que está ocurriendo delante de nosotros pero a la que no hemos sido invitados (otro paralelismo mas con Psicosis: Norman Bates observaba a sus víctimas a través de un agujerito en la pared).

Pues nada, después de todo esto solo decir que merece la pena echarle un vistazo solo por ver la escena del museo y su resolución, prodigio absoluto de montaje, realización y composición musical (en definitiva de lenguaje cinematográfico, que hacen que De Palma se haya convertido mi próximo ejercicio de estudio), que hace que todo lo que viene después se nos quede un poco corto.

8 comentarios:

eurocero dijo...

He visto esta peli hace no mucho y me parece maravillosa. Aunque me gusta casi todo lo que hace DePalma... Creo que a base de imitar descaradeamente un estilo (obviamente, el de Hitchcock) ha logrado crear el suyo propio, y eso también tiene su mérito, ¿no?

Red Stovall dijo...

A mí me parece la mejor película que ha hecho DePalma, su obra maestra. Merecedora de una urgente reivindicación.

El problema de intentar saber la diferencia entre plagio y homenaje, es que cuando nos gusta, decimos que es un homenaje, y cuando no, que es un plagio.

Tarantino, por ejemplo, no deja de plagiar el tío, y sin embargo lo venden como algo original. Eso sí que es vergonzoso.

eurocero dijo...

...de lo cual se deduce que a ti Tarantino no te gusta, si te gustara lo que hace no lo calificarías de "vergonzoso".

A mí, a estas alturas, la "originalidad" no me parece una virtud en sí misma.

Mambotaxi dijo...

A ver, Vestida para matar me ha gustado, aunque considero que decae un poco después de la muerte de la "protagonista". Y ese epílogo en el que el asesino se escapa de la clínica, simplemente creo que no viene a cuento. Pero recomiendo la película totalmente.

Puestos a reivindicar de De Palma, nunca me cansaré de decir que Mission: Impossible es una película estupenda, entretenidísima, bien hecha y una buena forma de demostrar que un encargo no tiene porqué ser una carga, sino una oportunidad para probar. Quizás para otros sea una obra menor, pero para mi no; al igual que Femme Fatal, película que nadie ha visto y que a mi me entretuvo muchísimo, a pesar de alguna que otra secuencia vergonzosa.

Y estoy con eurocero en lo de la originalidad. si nos ponemos a valorar cada obra por lo original que es la llevamos clara. Tarantino, para mi, es un genio audiovisual. Me da igual si es original o si copia descaradamente a otros; hasta ahora nunca me ha decepcionado con ninguna de sus películas, especialmente con Kill Bill, que creo que es una película estéticamente maravillosa (y para mí, en esta historia, es suficiente).

Red, ¿no te planteaste lo de la originalidad cuando viste Armaggeddon??

Mambotaxi dijo...

Me he olvidado comentar una película que vi el otro día, absolutamente típica y nada original, pero que a mi me gustó mucho precisamente por su sencillez, sus actores y su falta de pretensiones. Se trata de "Solo un beso", la última (creo) de Ken Loach. Una joven se enamora de una pakistaní que ya tiene acordado el matrimonio con una prima suya. A partir de aquí la película es absolutamente predecible pero emocionante.

Asi que, puestos a elegir, descarto la originalidad.

el funcionario asesino dijo...

Me encanta que la hayas visto ya Mambo, hace un tiempo hablamos about la peli por el sunsilk.
Por el Digital + la tiran muchísimo, yo de cine no entiendo nada de los planos con filtro,ni no se qué ni no sé cuantos, pero la escena del museo es sencillamente IMPRESIONANTE, es así tan fluida,tan misteriosa,tan excitante,tan infartante,tan trepidante que yo cada vez que ponen ésa peli (la rpiten mogollón) muchas veces la pongo sólo para ver el principio.El rollo del asesinato con la navaja me encanta (ya se sabe mi gusto por las y los psicópatas,asesinos,homicidas y gente matadora) .
Para mí (sin de cinéfilo, para nada)la peli también va decayendo poco a poco.El orgasmo es al principio, con la susodicha escena del Museo,luego va flogeando, el final ya es previsible, yo me lo imaginé enseguida.
Pero vamos , que en conjunto mola.

La discusion Originalidad vs Entretenimiento (no sé si la he visto aquí o me la he montao yo sólo) es de dificil resolucion....
¿uno cuando va al cine a qué va? porque yo muchas veces sólo voy a entretenerme y otras busco algo mas,no sé yo creo que hay cine para todos los momentos, buscar originalidad a éstas alturas es complicao, porque entre que ya vamos teniendo una edad (y hemos visto/oido muuuucho) y que el panorama creativo igual tampoco está donde buscamos (si es que está) , creo yo que para sorprendernos hay que hacer jegos malabares.
A ver si con nuevos talentazos tipo Mambo Almodovars o YoBimbo Kubricks , salimos de esta crisis creativa, seguro que nuestros nuevos valores revolucionarán el mundo cinematográfico.

Eso espero, chicos.

Mambotaxi dijo...

Funci, tu no tienes que entender de filtros ni falta que te hace, que los funcionarios no necesitan de eso.

Y si, es verdad que con todo a lo que estamos expuestos (culturalmente hablando), es difícil sorprenderse con algo. Y en el cine no busco originalidad, aunque si me la dan, bienvenida sea, pero por supuesto no es algo que me haga decir "qué película mas maravillosa".

el funcionario asesino dijo...

gracias , eres un amigo Mambo.