21 abril 2005

¿McGuffin? Si, gracias

Haciendo caso a un comentario del otro dia, me apetece dedicar, de vez en cuando, unos posts a ciertos temas cinematográficos de los que me apetece hablar. Yo, que siempre he sido ávido devorador de publicaciones cinematográficas, he tenido que vivir con dudas sobre muchos aspectos relacionados con el cine, y me he ido desquitando poco a poco. Una de esas grandes dudas que me atacaban hace años era el término "McGuffin".

Un McGuffin se define como aquel elemento necesario para "arrancar" una historia: algo que le interesa a todo el mundo, pero que en realidad no es relevante a nada en particular. Puede ser un personaje, una situación, una conversación, etc, pero lo importante es que, cuando ha transcurrido parte de la película, nos demos cuenta que esa situación, conversación o personaje no es la que centra la acción de la película, sino que está siendo utilizada para desarrollar otros aspectos. Un buen McGuffin debe parecer de importancia vital para la trama (aunque también puede ser de lo mas absurdo), y una vez cumplida su función, desvanecerse para dejar paso a otras historias.

Inventado y usado hasta la extenuación por Hitchcock, no ha perdido su vigencia, y se ha convertido en un recurso perfectamente válido para el guionista; su uso incluso le da cierto nivel de calidad al guión, pues en realidad consigue atraer al espectador con una historia, y cuando éste está completamente metido en ella, sutilmente, comienza a desarrollar la historia que realmente quiere contar. Además, no por ser usado continuamente ha perdido credibilidad.


Hitchcock utilizó de forma maestra este recurso, en películas como Psicosis (al principio creemos que la trama de la protagonista, que ha robado el banco donde trabaja, va a ser el centro de la historia, para después darnos cuenta que lo que realmente se nos quieren contar es la personalidad retorcida de Norman Bates) o Con la muerte en los talones, donde llega un momento en que llegamos a olvidarnos de porqué está siendo perseguiido Cary Grant, y nos interesamos mas por las reacciones de los personajes en situaciones límite. Después de Hitchcock, son innumerables los directores y guionistas que lo han utilizado, desde el famoso Rosebud de Ciudadano Kane hasta el maletín de Pulp Fiction.

Por supuesto también hay McGuffins que no consiguen lo que pretenden, como el perro que sirve para engarzar a los personajes de Reinas, pero de esto ya hablé aquí, y McGuffins no aplicados al cine, como el que se inventó el trío de las Azores para atacar Irak (armas de destrucción masiva).

En cualquier caso, invito a los comentaristas a aportar McGuffins y ampliamos así la lista.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy útil e interesante tu opinión. Yo estudio cine y el año pasado no me quedó muy claro lo que era exactamente, pero gracias a tí ya lo sé, muchas gracias. te seguiré leyendo :-) Vic 35mm.

MM dijo...

Mi favorito es el de Alien:casi treinta minutos pensando ke vas a ver una película de ciencia ficción al uso.

un fantasma del pasado dijo...

Bonito blog.

Muy instructivo.

Ke bien.

kakakakaka