13 octubre 2005

¿Hasta donde vamos a llegar?

Copio la noticia que he leído en el Diario de Sevilla y de la que ya había oído algo a través del blog Contrabandos:

Un bar debe pagar 4.312 euros por derechos de autor

La Audiencia de Sevilla ha condenado a un bar a indemnizar con 4.312 euros a la Sociedad General de Autores de España (SGAE) por los derechos de autor de la música que emitió entre 2000 y 2004, pese a que el establecimiento intentó eludir el pago alegando que era una cafetería dedicada a hacer campeonatos de dardos.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, considera demostrado que el bar "emite obras musicales gestionadas por la SGAE" en horario de bar de copas y que no es una cafetería. La Audiencia se basa en el informe de un detective privado que "no dudó en calificarlo de bar de copas". Por ello, los jueces concluyen que el establecimiento tiene como "fin principal el consumo de bebidas y no la prestación de otros servicios como es la restauración" y donde la música crea un "ambiente agradable y confortable para el entretenimiento de quienes acuden al local".


Exactamente se trata del bar Magia y Música, propiedad de un mago que, por las noches, amenizaba la estancia a los allí presentes con números de magia (cartas, adivinación, corte del cuerpo en varios trozos... lo típico) y con sesiones de hipnosis. El pobre hombre se ha visto obligado a cerrar el bar por la multa que le han impuesto por usar música sin abonar los derechos de autor.

¿Es esto justo? ¿Qué está persiguiendo exactamente la SGAE con todo esto? La SGAE le acusa de no pagar los derechos de autor de la música que utilizaba para  amenizar la estancia de los que iban a su bar. Pero claro, esta denuncia se produce por lo que se ha hecho en el pasado (2000-2004), pues ahora mismo se supone que estamos pagando el canon por derechos de autor tanto si utilizamos CDs originales o CDs "grabados", pues en el propio precio del CD se está incluyendo el canon. ¿Qué tendría que haber hecho este hombre entonces? ¿Cómo han contabilizado la cuantía de la multa? ¿Han contado el número de canciones que suenan en una noche y o han multiplicado por los dias que hay en cuatro años? ¿Y por qué hasta el 2000 y no antes? ¿Y por qué se elige este bar? ¿Y por qué nadie se ha hecho eco de esta injusticia?

Demasiadas preguntas que ponen de relieve lo poco claras que son las actuaciones de esta gente. Ponerse a la sociedad en contra con este tipo de actos hace que cualquier decisión que venga de su parte sea tomada con recelo. De aquí a nada llegaran a un acuerdo con la Guardia Civil para poner multas retroactivas a todos los conductores con copias de cd's en sus coches...

>> Diario de Sevilla
>> Blog de Contrabando

4 comentarios:

Red Stovall dijo...

Bueno, yo he vivido un caso exactamente idéntico, con una diferencia, yo gané el juicio a esos hijos de p...
me costó lo mío, claro, y eso que también había detectives y todo eso. Pero ¡¡¡¡les gané!!!

juanitxu dijo...

Así la música está como está y es lo que es...mientras que del precio de un cd el artista sólo se lleve un 1%, o incluso menos, las productoras sólo "invertirán" en el éxito seguro.

Después estos perros sarnosos vienen a sacar tajada y a arramplar con lo que puedan, tanto de derechos como por su difusión. Velan realmente por el interés de los creadores??....pienso que sólo ellos salen beneficiados de este negocio de la música que hace ya mucho tiempo que dejó de ser un arte para convertirse en un campo de batalla forjardo a golpe de talón.

Lo más penoso de todo esto, es que ese dinero que ese hombre va a pagar, (esperemos que no), no verán ni un solo céntimo ni los autores de musica, ni los de letra, ni la MUSICA en general, irá a manos de esta gran EMPRESA PRIVADA que lo gestiona absolutamente todo, su nombre SGAE.

Mambotaxi dijo...

Red, podías darme mas datos sobre lo que te ocurrió????

Soap dijo...

Vaya asco me da todo ésto. En una TV donde estuve colaborando un tiempo hace un tiempo que le persigue la SGAE para sacarle todo el jugo que puedan. ¿El motivo?
"Joder." El caso es que dicha TV obtiene las músicas que utiliza de un site libre de derechos y para profesionales(desconozco su nombre). Pero incluso ofreciéndoles la programación con su pertinente información continúan "acosándolos". Mirad el afán de dinero de la SGAE que(hablo sin conocer lo legal) que, posteriormente, persiguen a dicho ayuntamiento que gestiona la TV por realizar un concierto de música en directo y la SGAE exige el pago de una cantidad en concepto de los derechos de los autores que allí estában tocando préviamente cotratados, claro. Yo no lo entiendo. EL resulatado es un puertazo en los morros al representante de la SGAE. ¿HAsta qué punto debemos dejarnos pisotear por éstos? ¿Por qué se debe pagar a un grupo y luego volver a pagar a unos terceros por haber utilizado a ese grupo en modalidad contractual?