18 mayo 2007

La monja Madonna

De repente, cuando menos te lo esperas, te encuentras en el sitio correcto y a la hora adecuada y presencias cosas como esta:


Supongo que esto no está pagado por nada. Desde hoy admiro a las monjas un poquito más. Aunque sigo con la duda de si es verdad eso que me han dicho que:
  1. No llevan sujetador.
  2. No pueden comer lechuga.
  3. No duermen sobre listones de madera ni sus habitaciones son celdas. Si esto fuera así, habrían perdido todo el encanto.

7 comentarios:

marco dijo...

Yo tengo una amiga monja, y come lechuga, lleva sujetador (bragas de colores) y duerme en una cama como la tuya o la mía. Bueno, como la mía...

eurocero dijo...

Simplemente impresionante. Yo también soy un poco más fan.

Jacobo dijo...

Mambotaxi.... cada día me siento mas alagado de contarme entre tus amistaddes. Simplemente fantástico
¡Alelulla, alelulla ha venido a alabar a dios!

Mambotaxi dijo...

Bueno, yo me pongo en su lugar y creo que no tendría cojones de hacer lo que ella hace, por la vergüenza y tal. Chapó por ella y por esos niños que dentro de unos años podrán avergonzarse por lo que han hecho.

civairot dijo...

El que me hace gracia es el niño de la derecha, el de la camiseta azul, que el pobre no sabe qué hacer con los brazos cuando deja de balancearlos al ritmo de la monja, y entonces siempre adopta la postura del pensador, apoyando su barbilla sobre el puño!!!!

¡Saludos!

Macarena dijo...

Me da un poco de pena que no consiguiera atraer la atención de la mayoría de los allí presentes, no?

Se merece un 10!

Juan Antonio Rueda dijo...

Toma Monja!

Me encanta el empeño que pone. La musiquilla se me ha pegado al oído y ya no puedo dejar de cantarla!

Ahhh!

Felicidades poe el blog.