01 mayo 2007

Explota Explótame Expló

Por fin se acabó la feria. Por fin se esfuma este mes maldito para todos aquellos que no somos ni nos sentimos de aquí. Fin de fiesta con fuegos artificiales que, como todos los años, yo me dispongo a ver desde mi terraza atical, que no sólo lo vamos a soportar cuando le dá por derretir velas en agosto o provocar vaho en nuestras bocas en diciembre (cual casa de Haley Joel Osment en El Sexto Sentido). Todos los años asisto a este evento cómodamente, en pijama y con el resto de mis vecinos. Parece que hay un pacto de no-agresión-estético, ya que todos subimos en las mismas condiciones y nadie se extraña de nada.
Siempre espero ver algo nuevo, espectacular, que supere la idea que yo tengo en mi cabeza sobre lo que deben ser unos fuegos artificiales bien tirados. Y todos los años me llevo las mismas decepciones: es muy triste saber que la mayor innovación en fuegos artificiales se produjo cuando se casó una infanta (no se cual de ellas) e hicieron aquel espectáculo que retransmitieron todas las televisiones de la época. Todos los años las mismas formas, los mismos colores, los mismos tiempos de espera entre fuego y fuego y la tediosidad del conjunto.
Que digo yo que este debe ser el campo donde menos se innova, porque no será tan difícil crear fuegos que estallen y dibujen figuras, o que más o menos sigan una coreografía establecida, o que alguien se tome en serio un espectáculo de estas características y sea capaz de crear algo con unidad, a lo obra conceptual (Amargo, ¿te atreves?). O por lo menos, si no se puede tener nada de eso, ¿es que a nadie se le ocurre tirar todos los fuegos a la vez? Acabaríamos en 15 segundos, pero ¿y el orgasmo visual que produciría? Si es que este país está demasiado ocupado en otras tonterías...

2 comentarios:

Mr. Hankey dijo...

Me ha dolido esa frase de "ni soy ni me siento de aquí", te noto un cierto odio a la ciudad y todo lo que acontece en ella.

Quizás no sepas aprovechar la situación, dime en qué otra fecha puedes caminar tranquilamente por el centro que durante feria.

Y de los fuegos qué esperabas? Esto no son las fallas, lo divertido son los 7 días anteriores a ese momento.

Nos vemos.

Mambotaxi dijo...

Pues siento desilusionarte, pero es verdad. No comulgo con nada de lo que se supone "tengo que comulgar": no me gusta la semana santa, no me gusta un un flamenqueo improvisado, no me gusta la feria y no me gusta que en esta ciudad nada más que haya conciertos de jazz y cineclubs serios.
Y lo de los fuegos es inexcusable. Hasta un mono tirándolos al azar podría hacerlo mejor.