08 noviembre 2007

Terapia de pareja

Que a mi me gusta ver televisión es algo que, a poco que hayas leído este blog, debes de saber. Que me encantan los programas tipo Supernanny, SOS Adolescentes y Callejeros, también. Y que adoro la basura (cultural, no la otra), es evidente. Así que cuando encuentro un programa que reúne todo eso, pues me emociono. Anoche decidí cambiar mi entrada de cine para el Festival de cine Europeo de Sevilla por una sesión con Terapia de pareja, el nuevo programa de la Sexta. Bueno, lo de cambiar no es exactamente verdad: me entró la pereza y decidí quedarme en casa a fagocitar en el sofá. Y me topé con el programa de marras.

Más o menos la cosa va así: una pareja de especialistas (una psicóloga familiar y un psicólogo a secas) se pone a ver videos de una pareja en crisis, que han sido grabados con su consentimiento durante quince días. Mientras los ven, van soltando chascarrillos del tipo "él no se da cuenta que ella le está pidiendo ayuda" o "¡qué poca pasión hay entre los dos!" (están en crisis, ¿recuerdas?). Después, mantienen una sesión en la que les ponen los videos a la pareja en crisis para que vean lo imbéciles que parecen vistos desde fuera (como si alguna discusión, vista desde fuera, no resulte banal y evitable) y cómo solucionar sus diferencias. Antes, eso sí, les advierten: "Debéis de saber que es posible que vuestro pareja, como la tenéis planteada, haya caducado". Al final los dejan de nuevo una semana juntos, con unas pautas que tienen que seguir (el perro no puede dormir en la cama y tu marido se tiene que ir al sofá, y cosas así). Más allá de este punto no puedo contar más porque me dormí directamente.

Empezando por la cabecera, de tintes comediescos (más propia de una obra televisada de Lina Morgan) que demuestra que no se están tomando en serio a la pareja en crisis, hasta los psicólogos (ella es un clon barato -si esto es posible- de Gemma Ruíz y junto a su compañero de profesión se dedican a repetir cosas evidentes), todo en el programa suena a falso y pretencioso. Ya de por sí el que tengas que recurrir a una cosa como esta dice mucho de ti como miembro de una pareja, pero que encima te tengan que decir de fuera cosas que seguramente tú mismo ves cada día, pues ya es de juzgado de guardia. Yo no se porqué la gente necesita de otros para que le digan cuáles son sus defectos. Yo sé perfectamente por donde flaqueo (y no estoy nada orgulloso por ello) y qué límites tengo. Por lo menos soy consciente de ello. Pero que venga una tipa y un tipo a decirte que eres más frío que un témpano, que tratas a tu mujer como a tu hija o que eres incapaz de tomar decisiones (del tipo ¿qué yogures tengo que comprar?) es bastante humillante.

Así que una y no más. Y que tengan la osadía de comparar esto con Supernanny. Ella sí que hace algo por la gente, coño. Pensaba que después de apuntarme al servicio de televisión de Ya.com, mi abanico televisivo se abriría y podría encontrar cosas algo más interesantes que lo que ofrecen las cadenas generalistas. Al principio parecía que sí, pero ya me han llamado informándome de que YacomTV cierra por la compra de Orange y que a final de mes dejarán de emitir. Para más inri, me quedo con el aparato que no sirve para nada si no es con ellos y que acabará en el trastero en el lote de objetos que me da pena tirar por su posible utilidad en un futuro, junto al decodificador de Quiero TV.

4 comentarios:

Los tres discipulos de Shyva dijo...

pues a mi me gustó! como telebasura engancha la verdad.

no te digo más que deje de ver kyleXY por esto! aunque la verdad que kyle xy empezó guay y ahora está totalmente tipo Smallvile, con el tipico pub americano donde los protas van a escuchar la tipica música esa POP melancólica que sale en este tipo de series. Con lo bien que empezó

Mambotaxi dijo...

La sensación de estar viendo Smallville la tuve cuando vi el trailer. Y no sé, ese rollo de niño protegido para que nadie sepa su secreto me recuerda demasiado a la historia de Superman.

De todas formas, no me dirás que esa pareja en terapia no merecía ser separada! Ella era para echarle de comer aparte. ¡No podía decidir ni que yogures comprar en la tienda! Y él, con esa pachorra paternalista... La culpa de todo la tiene el perro, fijo: familias con perro-chocho nunca terminan bien. Aunque tu tienes perro-chocho no, Shyva?

El señor N dijo...

Yo sólo he visto el anuncio con algunos fragmentos de las parejas realmente entrañables y vividos por todos y cada uno de nosotros:

Escena 1:

La Tía (a grito pelao): Ya no me abrazas, has llegado y no me das un beso...
El tío (por lo bajines): Pero qué me está contando!

Escena 2:

Mientras el tío está echándose la siesta en el sofá aparece la mujer:

- Joder, me tienes harta, siempre me haces lo mismo....

A lo que el tío responde:

- ¿Me quieres dejar de tocar los huevos?

Que en realidad tendría que haber sido: "no ves que estoy dormido? me quieres dejar de tocar los huevos que como me levante te voy a dar dos ostias que te voy a quitar toda la tontería que tienes, puta imbécil?

Vamos, una lástima no haberlo visto.

Mambotaxi dijo...

Esa promo no es del programa que pusieron el jueves, porque el tío este estaba empanado. Este no se inmutaba, iba ahí, en plan gato, mirando todo lo que hacía la novia para ponerle la puntilla: se sentaba en la cocina a ver cómo batía los huevos y esas cosas.