09 enero 2007

iPhone


Tras meses de incansables rumores, de fans acérrimos que se empalmaban cada vez que en algún blog se publicaba un nuevo rumor sobre el dichoso iPhone y de que millones de diseñadores gráficos aburridos se hayan encargado de realizar fakes cada vez más bonitos, el señor Jobs ha presentado esta tarde el flamante iPhone, que es Palm, iPod y teléfono móvil a la vez.

Sé de algunos que estaban esperando el anuncio del iPod 6g esta tarde para ir al corte inglés y devolver el 5g que le habían regalado por reyes. En vez de eso, si quiere un ipod con pantalla táctil tendrá que hacerse con el iPhone, un gadget al que (por ahora) no le veo ningún interés. Por varias razones:
  • Es grande como él solo. Si, se pueden ver películas. Para eso, nada mejor que una pantalla de tamaño similar a la de la PSP. Pero claro, teniendo en cuenta que sólo dispone de 8 GB, que yo los lleno en un par de semanas con música y que en un año he visto dos capítulos de Queer as folk porque es un coñazo codificar las películas, pues no me interesa demasiado.
  • Acceso a internet, con el que podremos poner en funcionamiento el correo, los widgets y Google maps (aunque supongo que cualquier servicio de mapas). Yo aún soy de los que cuando pulso la tecla de conexión a internet rápidamente le doy a cancelar para que no me cobren. Así que por la conexión a internet, tampoco.
  • Fotos: algo más útil y terrenal que lo anterior, pero sin utilidad para mí tampoco. Nunca llevo las fotos en el ipod, más que nada porque cada foto me ocupa un mega y no quiero desperdiciar espacio para canciones.
  • El precio: 499 euros por un móvil con contrato es una pasada. Todo eso sin contar lo que te cobre Vodafone (al parecer el operador que se llevará el gato al agua en España) por hablar y por la conexión a internet. Un sinsentido.
Así que en resumen tenemos un ipod con menos capacidad, pantalla táctil, doble precio y tamaño exagerado. Aquellos que no se compran un ipod esperando que salga la versión definitiva que sólo ellos tienen en su cabeza pueden seguir esperando.

5 comentarios:

eurocero dijo...

Cuestión de gustos, pero a mí no me parece grande en absoluto. Tener una pantalla de un tamaño más que aceptable siendo sólo un pelín más grande que un iPod Video me parece todo un logro.

eurocero dijo...

Aquí puede verse una comparación.

Mambotaxi dijo...

Como dispositivo que hace otras cosas, me parece un tamaño adecuado. Como teléfono, me parece un tocho tremendo. Que no me lo vendan como teléfono porque lo que menos me interesa de él es la función telefónica.

mogkumo dijo...

Hombre, un poco más grande si. Pero mucho menor volumen que la suma de los dos cacharros aislados.
A mi eurocero y Apple me tienen convencidito

Jacobo dijo...

Como "nuevo" usuario de productos apple (ya que me decanto más por chatarras y entornos linux), creo que no han acertado mucho:
El tamaño es bastante grande para ser un teléfono, la estetica deja mucho que desear y el precio lo veo excesivo, contando que hay nokias que pueden llegar a darle 100 vueltas.
Yo seguiré en mis 13 de intentar hacerme con el Ipod de marras.