20 enero 2006

Korpa Press


En esto del negocio del corazón, no todo es tan divertido como lo pintan. La agencia Korpa se enfrenta, el dia 20 de febrero, a una demanda interpuesta por la familia de Ana Belén García, muerta en accidente de tráfico mientras ejercía su labor de periodista. La agencia (si, esa que está presidida por Ángela Portero y Paloma García Pelayo) niega la relación laboral de la fallecida, a pesar de que ya llevaba mas de un año colaborando con ellos. Digo todo esto porque hoy hace un año, a esta misma hora, que se produjo el fallecimiento no solo de una periodista, sino de una de mis mejores amigas. Una periodista musical que tenía que trabajar en el corazón para poder comer. Pero es que además de todo eso, era una excelente persona, que me hizo ver mi vida de otra manera. Y ahora estas dos "personas" y la empresa a la que representan se niegan siquiera a reconocer que era una empleada. Y ahi las tenemos, paseándose de programa en programa hablando de gilipolleces, escribiendo libros inventados y haciendo creer a la gente que van con la verdad por delante, cuando como personas lo único que producen es asco.

En fin, paso a copiar las partes más interesantes del comunicado que se ha lanzado para que se hagan eco los medios:

Korpa sigue negando su responsabilidad empresarial

La agencia dirigida por Paloma García Pelayo y Ángela Portero sigue negando la relación laboral de la fallecida en acto de trabajo para esa empresa.

Este 20 de enero se cumple el primer aniversario de la muerte de la periodista Ana Belén García González, muerta en accidente de tráfico cuando se trasladaba desde Sevilla, en compañía de una reportera gráfica de la agencia KORPA para la que ambas trabajaban pese a no contar con contrato laboral, a cubrir en Villafranca (Córdoba) el acto de inauguración de un tramo del gaseoducto Huelva-Madrid, presidido por los Príncipes de Asturias.

El aniversario de la muerte de la periodista se produce a un mes del inicio del juicio, previsto para el 20 de febrero, por la demanda interpuesta por la familia, que exige el reconocimiento de la relación laboral que Ana Belén García González mantenía con la agencia KORPA, dedicada fundamentalmente a los temas del corazón y propiedad de las también periodistas Paloma García Pelayo y Ángela Portero.

La familia denuncia que la muerte se produjo como consecuencia de un accidente de trabajo, en el que KORPA incumplió con sus obligaciones y responsabilidades, no solo en materia de contratación laboral, sino también sobre seguridad y salud laboral, como la evaluación de riegos, la redacción de un plan de prevención y seguridad, y la aplicación de medidas efectivas que garanticen la seguridad de los trabajadores.

Tal y como señala la demanda, el trabajo de Ana Belén García González tiene las características distintivas de cualquier trabajo por cuenta ajena, dándose en su caso la sumisión y dependencia de la empresa, el establecimiento de horarios y jornada de trabajo y su incardinación en el círculo rector y organizativo de KORPA. En ese sentido, la empresa facilita los medios, dispone el centro de trabajo y las infraestructuras necesarias para la tarea. De hecho, el vehículo en el que se desplazaba la fallecida fue facilitado por la empresa. Además, es KORPA la que vende y comercializa el producto obtenido, mientras que la redactora cobraba un salario fijo establecido por la propia empresa, independientemente del precio que tuviera el material en el mercado del corazón.

Frente a la demanda de la familia, formalizada por los servicios jurídicos del Sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA) y a la que se ha sumado como coadyuvante la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), los responsables de la agencia KORPA mantiene su negativa al reconocimiento de la relación laboral que mantenía con Ana Belén García González, aunque desde entonces haya regularizado la situación laboral de todos los informadores que le facilitan información.

El SPA y la FeSP consideran que este luctuoso suceso es el paradigma de la precariedad que afecta a más del 30% de la profesión periodística, que trabaja en condiciones similares a las de Ana Belén Gracía. Asimismo, reclaman a la agencia Korpa y a su directora que asuma sus responsabilidades como empleador.

5 comentarios:

Olmo dijo...

joder ....

otama dijo...

La verdad es que el mundillo de la prensa rosa siempre me ha parecido asqueroso. Un método más para sacarle los cuartos y tener entretenido y distraido de temas más importantes al ciudadano medio.

Siento mucho la pérdida de Ana Belén, y espero que ese par de buitres obtengan lo que se merecen.

Mambotaxi dijo...

Esto no es algo que ocurra solamente en el mundo del negocio del corazón, está claro. Desgraciadamente, yo mismo me sorprendo cada vez que un amigo mio encuentra un trabajo y, tras la alegría inicial, la pregunta que sal de mi boca es... ¿Y con contrato???. Eso es lo verdaderamente triste, que en España la mentalidad empresarial sea esta, la de aprovecharse de esta manera de lso empleados, intentando conseguir el máximo beneficio en el menor tiempo posible. La cultura del "llévatelo calentito que no sabemos cuánto va a durar" que tanto les gusta a los empresarios de este pais...
De momento encima parece que la agencia, en este caso, lleva todas las de ganar...

Olmo dijo...

www.periodista21.blogspot.com

Mambotaxi dijo...

gracias Olmo por el enlace, aunque creo que te falta una 's': http://periodistas21.blogspot.com