04 agosto 2005

Be Stupid to enjoy it

No hay nada mas aburrido que las noches de verano en Sevilla. Sobre todo si la mayoría de la gente que te rodea trabaja a esas horas, está cansada, de vacaciones o simplemente no da señales de vida.

Anoche, para hacer mas llevadero todo esto (y por evitar la cantidad ingente de grados centígrados que había adquirido mi ático a lo largo del dia) decidí acercarme al cine de verano, ese gran invento que reivindico incluso para el invierno si me apuran.

El caso es que la película que proyectaban no era otra que Be Cool, segunda parte de Get shorty (o "Cómo conquistar Hollywood", que fue el título en castellano).

Aunque la primera parte no era nada del otro mundo, a mi me divirtió bastante. Como he dicho muchas veces, cualquier cinta que hable del cine (su industria, su proceso creativo o simplemente las consecuencias de pertenecer a este mundillo) tiene muchos puntos ganados, de entrada. Si a eso le sumas que la película tenía un tono irónico bastante conseguido y unos intérpretes que se reían de si mismos, pues tenías algo con lo que pasar una tarde sin sentirte engañado.

Pues bien, nada de eso se encuentra en esta segunda parte. Para empezar, la mayoría de la gente no sabe que es una segunda parte: tampoco es que la primera fuese tremendamente popular, y, además, han pasado ya la friolera de 10 años desde su realización. Los protagonistas han cambiado casi todos: solo permanece Travolta y DeVito en un par de secuencias; el resto: James Woods (5 minutos de filme), Vince Vaughn, Harvey Keitel, Uma Thurman, The Rock y unos desconocidos (para mi, pero supongo que tremendamente populares en EEUU) Cedric the Entertainer y André 3000, además de unos cuantos cameos del mundo de la música, como el de los Aerosmith o Fred Durst. Todos (absolutamente todos) están sobreactuadísimos, pretendiendo conseguir la sonrisa del espectador a base de chistes sobre niggers, maricones o golpes y tiros al mas puro estilo Bud Spencer & Terence Hill. Travolta y Uma dan la sensación de que en cualquier momento se van a poner a hablar sobre las bondades de Pulp Fiction, o qué es lo que harán con el dinero que han ganado al participar en esta triste secuela. Incluso se marcan un baile intentando rememorar el morbo del protagonizado en Pulp Fiction. Pero claro...


El guión, sin desperdicio. Travolta es un mafioso que cambia la industria del cine por la de la música porque si, porque le apetece cambiar de aires (olé las premisas curradas), y decide lanzar al estrellato a una pseudo Alicia Keys; para ello, debe de enamorar a la dueña de la discográfica (Uma) y recuperar el contrato de la cantante, en manos de otro productor (Keytel y Vaughn). Todo esto no es mas que una mera excusa para ver desfilar por la pantalla caídas, golpes, referencias homosexuales zafias propias del landismo español (The Rock interpreta a un guardaespaldas gay que aspira a ser actor con el único mérito de saber levantar una ceja, y con todo es lo mejor de la película), ritmo atropellado, giros de guión sin sentido y un montaje que parece realizado por un meritorio del estudio.

Una decepción absoluta sobre una película de la que lo único que pretendía era pasar un buen rato sin sentirme insultado, cosa que no conseguí. Y además, en el cine hizo mas calor que en mi propia casa, asi que mi gozo en un pozo...

4 comentarios:

el funcionario asesino dijo...

Ni zorra de la peli.
Muy a favor de los cines de Verano,pero servidor ya no tiene edad para ir, pues si antes habíam sillas metálicas, ahora me imagino que serán de esas blancas de plástico (de las que ponen en los conciertos de julio Iglesias) espantosas que campan a sus anchas por todas las casas.
Que horror de sillas , parecen todas las terrazas y patios de las casas iguales, la gente no se escurre la cabeza.
Pues eso, que me lío y que paso de ir al cine de verano, es incomodisimo , y al final yo siempre acababa marujeando y hablando , que viendo el filme. Así que ya me dirás, ir, no ver nada y salir con el culo fatal (por las sillas) como que no es plan.
Ahora bien a mis compañías fumadoras les encanta el cine de verano. Igual en el 2006 , ni eso.

Mambotaxi dijo...

Pues a mi me encantan, y las sillas no son tan incómodas como tú dices (o será que ya tengo yo mis posaderas hechas a ellas). Si, son de las blancas. Pero podía ser peor: ayer estuve en otro cine de verano y eran de esta de madera, tipo caseta de feria, que esa si que son inhumanas. Acabé sentado en el suelo porque mis piernas estaban a punto de sufrir el sindrome de la clase turista sin salir de mi ciudad.

el funcionario asesino dijo...

Pues chico , para mí son de lo peor esas sillas.Por lo visto las posaderas las tienes acostumbradas a superficies duras.(estoy hablando de mobiliario , que conste)
Yo es que no puedo , llevo 5 minutos en esas sillas y me desquicio , pierna p'allá pierna p'acá , ademas he roto unas cuantas (no sé porqué,chico tampoco pesa tanto..) con el consiguiente estruendo inicial y risas posteriores...
Me dan alergia , cuando veo una rota en la basura, me parto de risa.
Vaya ¿Ayer acabaste por los suelos? mira que eres andergraun y snob. Oye Hexa, te veo mu moderno pa estar en sevilla's . Ésa ciudad no está cuidando al futuro Stanley Kubrick andalusí, muy mal muy mal.
Por cierto tengo a una sevillana conmigo éstos días, ha venido de la ciudad de €cero a pasar unos días...
es un encanto.

A ver siguiendo con el tema suelos , mira yo no sé como pagas pa acabar por los suelos, chico pa eso te quedas en casa tirao en el sofá comiendo pipas o fumandote algo.No sé, en casa se está divinamente.
Pa ver una peli bien o un cine que se caga la perra (de los grandes, con buena butaca y arañas de cristal estilo-Imperio) o a mí no me sacas de casa. Multicines abajo!

Hexa haz una entrada about las salas, es un tema impresionante.
(a mí me gusta)

salu2 calurosos

Mambotaxi dijo...

Hombre, por los suelos solo he ido una vez, y si, es verdad, fue con una silla blanca de esas que había recogido y no estaba tan perfecta como yo creía.
Yo no soy demasiado asiduo de los cines hipergrandes, mas que nada por el precio, que uno tiene la economía bastante mermada. De todas formas no me puedo quejar, porque la mayoría de los cines aquí no pasan de los 3,5 euros por sesión (a mi, que aun tengo carnet de estudiante y lo que es mejor, paso por serlo) y 4 euros sin carnet de ningún tipo. Si ya nos vamos a un cine de esos que tu dices, el precio sube hasta los 5 euros. Pero vamos, supongo que no me puedo quejar, pues he oído que ésta es una de las ciudades mas baratas para ir al cine.

Oye, tu amiga sevillana no ha tenido valor para venir por aqui no? ¿Que lista ella...