06 abril 2008

¡A Estocolmo!

Se cumplen 20 años del estreno de la película de cabecera de este blog y de quien lo escribe. No es muy habitual que se celebre el aniversario de algo relacionado con una película en España; estas cosas se suelen dejar para cuando el director o alguno de sus protagonistas muere. Supongo que simplemente querían celebrar lo bien que se lo pasaron algunos en el rodaje y todo lo que vino después. Para tal evento, la productora El Deseo se ha sacado de la manga un pack con el CD BSO Almodóvar (lanzado las pasadas navidades) y la película remasterizada (y nada más), con el pressbook original, 15 postales de los títulos de crédito y todos los posters de las películas del director. Todo ello por el exagerado precio de 57,95 €. Sobra decir que cualquiera que quiera demostrarme su amistad puede regalármelo.

Supongo que a estas alturas a nadie le sorprenderá que sólo diga cosas buenas de esta película. Creo que, de largo, es la película que más veces he visto en mi vida. Y no hablo de 10 o 15, hablo de muchas más. Me se diálogos, qué escena viene detrás de otra, qué gestos van a hacer cada uno de los actores... Casi enfermizo.

Recuerdo además que era la película de los sábados en mi casa. Durante la mañana, mientras mi madre nos ponía a recoger nuestros cuartos y a echarle una mano, siempre estaba 'Mujeres...' puesta de fondo. La escena de la persecución en taxi, los ingredientes del gazpacho, la confesión de María Barranco, las apariciones de Chus... todas hacían que dejara de hacer lo que estuviera haciendo y nos acercáramos a la tele a echar un ojo. Y aunque parezca mentira, conozco casos similares: gente que cabreaba a otra gente cuando sonaba el "Soy infeliz", hartos de oírla tantas veces.




Vista ahora, puede parecer inocente, desfasada y facilona. Ese mismo año se estrenaron "Amanece que no es poco" y El Lute II, la primera un suicidio comercial y la segunda un éxito previsible. El cine español se encontraba con una película que, aparentemente, podría ser catalogada dentro del género de comedia madrileña (que tantas cosas y directores olvidables ha dado... ¿verdad, Colomo?). Lo que no sabían es que ninguna de las comedietas españolas estrenadas años atrás había tenido ni siquiera una de las capas que ésta podía tener. Referencias teatrales (La voz Humana), estéticas (las comedias de Rock Hudson y Doris Day), homenajes (Johnny Guitar como ejemplo del tipo de mujer fuerte que sufre por un hombre), autoreferencias cinematográficas (a la relación entre madre e hijo de Matador) y sobre todo, un sentido del sufrimiento de los personajes que ya apuntaba maneras y allanaba el camino de todo lo que iba a venir después.

Supongo que todo eso, a mis 11 años, pasaba desapercibido para mí. Pero hete aquí que yo me quedaba fascinado por los colores, por los primerísimos planos, por lo extravagante de los personajes, por la escena de la moto y de Julieta Serrano disfrutando encima de ella, por los títulos de crédito, por las canciones, por el personaje de Loles León (¿por qué decía dos veces por favor en la frase "Por favor, quien haya pedido un radio taxi que acuda a centralita por favor"?), por lo corta que se me hacía, por el famoso asesino de Cuatro caminos, por el colirio, por el terrorismo chiíta, por los testigos de Jehová, por el "me cago en la puta madre de esa señora" de Kiti Manver, por la lucha con gazpacho, por el "A Estocolmo" que pienso soltar en cuanto llegue Agosto, por los laboratorios Exa, por esa casa (que ya estaba en mi cabeza como el ideal donde vivir) y sobre todo, por el mambo taxi: porque el mambo... es lo que mejor va a este tipo de decoración.

4 comentarios:

elbuenaviador dijo...

Mi prima y yo teníamos como fetiche esta película. Es cierto, los sábados eran perfectos para ponérsela y disfrutar del asunto de los chiítas, de la abogada feminista que debía defender un caso claro de machismo (que una modelo se liara con un terrorista, machista a tope, ¿no?)...

Toda una galería de situaciones perfectamente conectadas, una peli que me ha acompañado en mis mejores y en mis peores momentos...Es muy grande y, en mi opinión, envejecerá conmigo. Por eso hay cosas a las que no se les pierde el cariño.

De todo lo que podría contar de la película y lo que me sugiere no puedo hablar, sería una tarea de nunca acabar, pero sí quiero lanzar una pregunta:

¿Por qué Carmen Maura estuvo años diciendo que si todos los rodajes hubieran sido como ese habría dejado de hacer cine? Es cierto, se pelearon en "Mujeres..." y se reconciliaron en "Volver"...Pero ¿qué pasó realmente?

Ah, curiosidad: Ana, la punky que se encuentra Pepa en el descansillo cuando va bañada de gazpacho, medio ciega y descalza es Ana Leza (primera mujer de Antonio Banderas)que hace de novia del tipo al que Lucía (Julieta Serrano) amenaza con su "reliquia" (la pistola) para que la lleve "¡A Estocolmo!" -al aeropuerto-. Este tipo tiene uno de los nombres de varón que jamás he oído otra vez en mi vida: "AMBITE".
¿Alguien conoce a alguno?

Mambotaxi dijo...

Yo lancé esa misma pregunta (la de la pelea entre Maura Y el director) al programa de cine de Lo que yo te diga, en lo que sin duda es uno de mis momentos más bochornosos, porque encima lo grabé y la cinta seguía por casa hasta hace poco. La cosa es que él no quedó demasiado contento con el trabajo de ella. Después vino la reconciliación en los Goya con el ofrecimiento del trozo de muro de Berlín, diciendo algo así como que si habían caído muros más grandes, el suyo también era hora de derrumbarlo.
También decían, como curiosidad, que el operario de Telefónica era la pareja de Pedro en ese momento, y que después se mantuvo durante un tiempecillo. Y si, es verdad que Ambite es un nombre poco común, elegido sin duda porque "hace gracia". Por cierto, gracias a un lector podemos conocer el paradero del verdadero AMBITE.

Señorita Puri dijo...

Sabe alguien dónde está la pensión Centro de Carne Trémula, el piso de parla de La flor de mi secreto, y la calle que evoca al rockola en La mala educación? Gracias

elbibis dijo...

Qué divertido encontrar un blog originado por esta película. Mi ex-esposa y yo la vimos por primera vez hace casi 20 años y todavía recordamos sus diálogos y situaciones cómicas. Sé que debería tenerla en mi colección, pero aquí en México no he podido conseguirla. Ha sido un placer visitar tu página. http://elbibis.blogspot.com