29 junio 2008

La comunidad (4º parte)

Hace tiempo que no hablo sobre mi comunidad y los cambios que han afectado a la misma en este tiempo. La última vez fue para comentar la famosa reunión de vecinos, de la cual salieron algunas propuestas... que ninguna ha sido llevado a cabo. Bueno, la vecina argentina ha abandonado el barco y estoy seguro que algún que otro vecino estará frotándose las manos por no tener que aguantarla. Al final, sus sospechas de que en esa casa se tramaba algo no se han confirmado: sólo hemos podido cerciorarnos que, en 40 metros cuadrados vivían 4 personas y 4 animales, dos perros y dos gatos. Así que el cambio de domicilio creo que es más debido a lo segundo que a que formaran parte de algún grupo terrorista chiíta. El caso es que el piso está vacío y en breve asistiremos a la entrada de un nuevo concursante-vecino del que daré cuenta en su momento.

Pero la verdadera razón de esta entrada es hablar de la iglesia evangélica que está instalada en el local comercial del edificio. Disponen de la mejor zona del edificio para después sólo venir los domingos a echar un cantecito. Está claro que las pensiones de las juventudes cristianas no dan para pagar el alquiler y en su momento tuvieron que compartir gastos con la comunidad china (raza cruel) del barrio. El caso es que los domingos por la mañana les toca a los hispanocristianos y por la tarde a los chinocristianos. Y aunque normalmente por la mañana es paz y quietud, esta mañana le han dado bien al cante y me he visto obligado a contrarrestarlos con música pop, en una lucha en la que creo he salido ganando: el Like a Virgin nunca sonó más apropiado. Los chinos son otra cosa. Con ellos me siento indefenso, no tengo armas. Ellos atacan con cánticos, niños gritando en el patio y discursos que ríete tú de Mao Tse Tung. Me es difícil después verlos en la tiendadechino sabiendo que me han jodido la siesta domingo a domingo desde hace un año (por cierto, hoy al ir a los chinos he visto una nueva empleada que tenía unas extrañas marcas en su cuello: esto puede abrir una vía para nuevas entradas). Todo esto aderezado con 45 grados de temperatura hacen que el efecto adquiera dimensiones estratosféricas.

En otro orden de cosas, parece que la convivencia con los vecinos del edificio parece que va mejorando. Difícilmente podía empeorar, porque en mi vida he visto menos relación con nadie que la nuestra. He conseguido saludos y alguna conversación con la vecina de arriba y su marido no-oigo-la-tele-ponla-más-fuerte. Y la chica del rellano parece que tiene lengua, cosa que dudábamos cuando llegamos. Pero nada que ver con mi antiguo edificio, el cual sigo frecuentando de vez en cuando y me permite saber que: la macarena (recuerden: sus borracheras hacen que se mueva como la Virgen de La Macarena) ha dejado de teñirse el pelo y ahora pasea sus canas por el barrio, haciendo que su aspecto sea aún más inquietante y que parezca que viene de echarse una siesta con Teréle Pávez. El del garaje de abajo sigue con su negocio, a pesar de que alguien ha osado en abrir un lavadero de coches similar cerca del barrio, y ha tenido el valor de poner un cartel que lo anuncia cerca del suyo. cartel que alguien (o él) se ha encargado de mutilar en 0,2seg. Y el heterogay del edificio de enfrente ha decidido que el Cd de Eurovisión 2002 estaba lo suficientemente oído en el barrio como para cambiarlo por el del 2005, por lo que sus fiestas speedo-piscinatoy tomarán ahora otro cariz. Y el viejo R. ha dejado la bebida. Y si él ha podido, cualquier cosa es posible.


Otras comunidades:
>> La comunidad I: la china sustituida.
>> La comunidad II: este es mi barrio
>> La comunidad III: reunión de vecinos happy hour

3 comentarios:

eurocero dijo...

Mis vecinos de enfrente son chinos, y no son muy ruidosos, la verdad. Eso sí, cuando discuten gritan como endemoniados. Yo nunca les he dicho nada, no suele ser a altas horas de la madrugada y las discusiones no son largas, pero el otro día estuvo en mi casa un amigo pasando el fin de semana y salió a la ventana del patio de luces a mandarlos callar. xD

No tengo ningún tipo de relación con el resto de mis vecinos, excepto con uno que se parece mucho al del bar de Aída (:S), con el que me cruzo bastante y al que saludo por cortesía. Lo que me inquieta es que ellos sí parecen conocerme a mí. No es la primera vez que coincido con alguno en el ascensor y me dicen "Tú vas al quinto, ¿no?".

Mambotaxi dijo...

Yo siempre he tenido vecinos chinos desde que me vine a vivir a esta ciudad, y nunca han sido precisamente ruidosos. Otra cosa es verlos cuando discuten, pero eso es más por la aridez del idioma que porque sean más o menos escandalosos. Pero lo de los discursos del pastor religioso no tiene punto de comparación alguno.

Y a mi me parece taaan raro no tener relación con los vecinos que constantemente me esfuerzo en saber porqué ocurre tal cosa, si seré yo o si serán ellos.

elbuenaviador dijo...

Los chinos tienen esa particular costumbre de hablar como si todos y cada uno de ellos fuera el "comandante" reprendiendo a sus súbditos (que no ejército).
No quiero imaginar qué dicen con esa manera de gritar y tensar la lengua y el tono de voz.
Pelea de gatos...
Lo que mola es el Himno de la alegría en chino, apuesto que parece un cántico lavacerebros...jejeje...
Saludos aéreos