02 julio 2007

Aunque parezca lo mejor

Todos hemos visto alguna vez en televisión esas imágenes en las que un grupo de aficionados al fútbol llegan a una ciudad extranjera y, deseosos de que las cámaras registren su momento de euforia, comienzan a hacer aspavientos con las banderas, las bufandas o a besarse entre ellos para demostrar lo afortunados que son por estar ahí y tú no. No creo que sean concientes de lo gilipollas que parecen, no por el hecho de pagar cientos de euros por irse detrás de un equipo de fútbol (al fin y al cabo cada uno se gasta el dinero en lo que quiere), sino por pisar una ciudad a la que no van a volver por iniciativa propia nunca, y desaprovechar esa oportunidad bebiendo cerveza y dando el cante por las calles.

De veras, es para analizarlo: unos 600 euros el viaje completo para estar un día y medio en la ciudad de destino, pasarte el 80% de ese tiempo borracho como una cuba y buscando cámaras para que en España tu familia y amigos vean “la hazaña” que estás protagonizando. Es un fenómeno que se suele dar entre aquellos que la única vez que salen de su casa es cuando van a ver a “su equipo”, y que después suelen ser los que aseguran que como aquí en España no se vive en ninguna parte. Por no hablar de los que directamente dogmatizan con que no es en España donde se vive bien, sino en Andalucía, ya que en el resto de comunidades no tienen ni idea de lo que es la calidad de vida.

Lo más preocupante de todo esto es que, si te fijas en el interlocutor, suele ser alguien que lo más lejos que ha viajado es al pueblo de los padres en agosto. Y claro, eso desvirtúa y anula cualquier palabra que salga de su boca. Y estás ahí, escuchando que no hay nada como sentarse en una terraza al fresquito y tomarse una cerveza, y te das cuenta de que no es posible que esa persona y tú tengáis una educación similar y hayáis nacido en la misma época, aunque es evidente que la escala de valores no es la misma. Ni siquiera son capaces de plantearse que puedan existir otras cosas que ¡oh sorpresa! producen más placeres que una Cruzcampo helada. Porque para lo que algunos calidad de vida = descanso + alcohol, para otros significa algo muy bien distinto. Supongo que hablar de museos que visitar, conciertos a los que asistir, gente diferente con la que relacionarse o actividades culturales que realizar es hablar por hablar, porque es algo que esta gente no valora. Es mucho mejor vivir en ciudades en las que en verano hay muy poco que hacer, en las que circular con bici sea (incluso con la existencia del carril bici) jugarte tu vida tu la de los viandantes cada vez que sales, en las que no existen salas de conciertos donde poder dar uno sin que se convierta es un acontecimiento (por lo excepcional del evento), en la que el calor haga que salir a la calle sea una aventura que no sabes cómo va a acabar o donde la doble o triple fila automovilística te impide siquiera pasear. Pero eso sí, nunca vas a echar de menos una cerveza porque siempre vas a tener un bar donde tomarla.

No digo con esto que vivamos en un país tercermundista ni nada por el estilo: sólo digo que el conformismo te puede hacer perderte muchas cosas. Ni tampoco que viajando uno se vuelva más culto -si no pone un poquito de su parte-: al fin y al cabo, te puedes ir a Croacia a cogerte una borrachera y volverte, y no te habrás enterado de nada. Sólo que me parece un insulto, para los que nos quedamos sin vacaciones, ver a esta gente conformándose con desgañitarse en un estadio (o peor: fuera de él) mientras dejan de hacer y ver todo lo que a nosotros desde el sofá nos gustaría estar haciendo con el dineral que ellos se han dejado en algo que el resto de los mortales consideramos inútil.

Publicado en Punto Cultural

8 comentarios:

Leopold Stotch dijo...

Desde que me dijiste la temática del post, lo estaba esperando como agua de Mayo, y no sé por donde empezar.

Por la parte que me toca, y es bastante, decirte que esta vez no estoy para nada de acuerdo. Y es que me pongo en situación y aunque cumplo los requisitos previos no me siento nada identificado con ese perfil. Por supuesto que hay gente que los cumple de pe a pa, pero creo que en este caso no hay suficiente mayoría como para generalizar. Aún así, no veo del todo claro qué hay de malo en esas situaciones.

Si hago 400 kms para ir al fútbol
ese día es insultante, pero si en vez de fútbol es para el concierto de mi grupo favorito, no? Y si lo hago para ir al Reina Sofía pq ha reunido una colección única de Van Gogh que estará sólo esa semana?

Lo anterior puede sonar a demagógico, pero cada uno tiene su propia vara de medir. Es probable que esa persona no disfrute con una visita al Guggenheim, y sin embargo se lo pase de escándalo en una final de fútbol, es más, puede que no entienda el por qué estás sentado en tu casa y no has ido al partido!!

Para desmantelar un poco tu teoría, decirte que sí, que hay gente que aprovecha este tipo de actos para hacer visitas culturales allá donde van, no todos los que salen en la tele acaban de llegar a la ciudad y puede que lleven un par de días y después se queden otros 2; que hay gente que por 30€ hacen este tipo de viajes, ya ves que no es ningún despilfarro; y por supuesto, los hay de los que se gastan 600, aquí hay 2 tipos, el que se los puede permitir y por tanto no le supone ningún remordimiento, y el que los paga a duras penas, que después no podrá tener vacaciones con lo que se las toma como si tal, con lo que vuelvo a la teoría de que esta persona puede disfrutar tanto o más en día y medio así que tú en una semana de tus vacaciones.

Sinceramente, creo que tu repulsión a cualquier tipo actividad deportiva y la atmósfera que lo rodea, te hacen pensar de esta manera.

kurono dijo...

Cada uno busca incansablemente la felicidad de una manera o de otra. Tu mismo dices que las personas que dicen que en expana se vive mejor, lo mas lejos que ha ido es al carrefour de las afuera.Por eso te aconsejo que primero lo experimentes un par de veces y despues lo critiques. Cuando yo lo haga te lo dire, pero hasta entonces no me dejare llevar por lo que vea en la tele.

Mambotaxi dijo...

Varias cosas: irte a ver un partido de fútbol no es comparable a irte a ver un concierto. De hecho no tiene nada que ver. Yo no voy a un concierto, me recorro 600 kilómetros, para quedarme fuera del estadio escuchándolo y entrando al final cuando suenan los bises. Incluso tú lo considerarías absurdo. Ahhh pero el fútbol es otra cosa. Será que hay que entrar en un estado superior para entenderlo.

Por otra parte, equiparar un partido de fútbol a un concierto hace que, por lo menos, le demos la misma categoría al fútbol que a la música. Y para mí desde luego no son ni siquiera comparables. O no en mi escala de cosas apreciables, desde luego.

Otra cosa es intentar hacer ver que el fútbol tiene algo "mágico" que los que no nos gusta no vemos. Para mí, y lo digo así de claro, seguir las noticias deportivas y comprar el marca diariamente es EXACTAMENTE igual que seguir el mundo rosa a través de los programas de televisión y las revistas. Ni más ni menos. Si constantemente escucho críticas hacia lo segundo ¿por qué me voy a tener que tragar que lo primero es diferente?

Mi crítica no va en contra de los deportes, sino de Fútbol, como he dejado claro en el post (y esto va para kurono). No me gusta que se permita todo cuando en el fútbol pasa algo, que todos los desfases estén permitidos y que si yo me voy a la Cibeles o cojo mi coche por las calles pitando a las 6 de la mañana porque a Amenábar le hayan dado un Óscar se me detenga y a todos los descerebrados (ojo, no por que te guste el fútbol eres descerebrado: por ir por la calle gritando, pitando con el coche, haciendo eses con la moto o bañándote en la fuente de la rotonda más cercana SÍ lo eres) que nos amenizan cuando su equipo gana algo no se les diga ni pío.

Sinceramente, no me parece justo.

Leopold Stotch dijo...

Vamos a ver. Tu problema es de base, si partimos de que 2 + 2 = 5, te demuestro que yo y el Papa somos la misma persona, pues contigo 3/4 de lo mismo, partiendo de tu odio, repugnancia o como quieras llamarlo hacia el fútbol (aunque yo lo ampliaría a cualquier actividad deportiva, individual o colectiva, incluido el frisby pero no las palas de playa) pues nunca saldrá nada bueno sobre ello, y por ende ni quiero que cambies de opinión ni pretendo que lo entiendas.

Aún así, te propondré algunos argumentos por si los ves coherentes o razonables.

Para empezar tienes el factor gente. Una persona corriendo por el centro de una ciudad bociferando y pegando empujones está alterando el orden público, pero si son 100.000 y lo hacen en el centro de Pamplona pues resulta que es San Fermín, y a nadie se le ocurre poner el grito en el cielo. Es un problema de minorías y mayorías, por suerte o por desgracia, este país es futbolero, todos los partidos televisados tienen una media de 6-7 millones de personas, si Amenábar tuviera 6-7 millones de fans, créeme que pasearía la estatuilla por Cibeles y tú tocarías el claxon de tu coche sacando una bandera con el careto suyo.

La comparativa con un concierto, puse sí, no se puede comparar en esos términos, no conozco a nadie que vaya a un concierto para quedarse fuera pero tampoco conozco a nadie que vaya a un partido para quedarse fuera, y no me contradigo con mi situación ni mis opiniones. El 100% de los que estaban fuera del estadio en la final de copa no irían a San Sebastián en la jornada 2 de liga, ni a Barcelona en la 6 para quedarse fuera del estadio, sin embargo si hacen fiestas la noche anterior, montan una carpa de 60.000 metros cuadrados con orquesta, barras de bar o simplemente monta tu peña una excursión con tu grupo de amigos a una reunión de 100.000 personas de cachondeo por todo Madrid, pues a lo mejor si que hacen ese viaje. Seguro que si montan el fin de semana de la Oreja de Van Gogh en Toledo con cosas así pues habría gente que iría aunque después no entrase en el concierto (bueno, al final entrarían porque sobraría aforo :P). En lo que sí estoy de acuerdo contigo es en que cada uno tiene su escala de cosas apreciables, y yo no te digo que el fútbol está por encima de un concierto, porque hay conciertos peñazos y tostones de partidos, al igual que conciertos que te quedas con la boca abierta y partidos que no se te quita la sonrisa de la cara.

Lo que no entiendo es tu comparación con el mundo rosa, a no ser que metas a Nuria Bermúdez por medio :). Si me especificas el tipo de críticas que recibe te podré contestar, aunque esto, creo, que sería otro debate.

Ahí lo llevas. Un descerebrao.

el funcionario asesino dijo...

Amigo Hexa estoy contigo en todo lo que dices del futbol y sus aficcionados.
Es todo de un paleteo , de un conformismo y de un borregueo que apesta.
Efectivamente comparar el futbol con la musica es lo peor de lo peor ,porque no tienen nada que ver .. POR SUERTE.
A mí éste tipo de cosas solo me sirven para desmarcarme y eliminar: me explico,la gente que habla de futbol me ABURRE, ME ABURRE MUCHISIMO y éso solamente ya es motivo para no aceptarla como persona de mi cículo de amistades ,pues el futbol suele ir asociado a muchas ideas y valores que detesto profundamente.Y ademas que no comprendo. Por otro lado es probable que yo a ellos a esos futboleros tampoco les interese lo mas mínimo. Asi que mira asunto arreglado.
Me encanta ser asi de sectareo , lo siento.

La chusma .... con la chusma.



saludos Hexa y feliz verano.



OYE QUE ME ALEGRO UN MONTON POR LO DE TU NUEVO VURRO , LO LEÍ HACE TIEMPO Y ME DIO MUCHA ALEGRIA , QUE LO SEPAS.

un abrazo y tranquilo que ya tendrás vacaciones y las disfrutaras haciendo buenos viajes , con mucha cultura, mucha musica y mucho arte del bueno .


sigue asi

el funcionario asesino dijo...

coño quise decir que me alegro por lo del nuevo CURRO y no vurro , jo como suena lo de vurro , que fuerte .

Aunque bueno ya sabes que a veces un poco burro también soy, la verdad.

jajajaja

pos eso , nene

chuchoflauta dijo...

a ver chaval,

creo que nadie más va a opinar aqui por mucho tiempo que lo dejes... yo creo q ya puedes actualizar

marco dijo...

SE VENDE
Harley Davidson de los años 70. Está en perfecto estado, como recién salida del taller.
Manda INFORMACIÓN seguido de la palabra HARLEY al 5885 y te mandaré un sms con el precio y características técnicas de la moto.
O bien COMPRAR seguido de A CUALQUIER PRECIO al 5886 y te mandaré la moto.