10 febrero 2009

Conectamos en directo

Oh my god... estaba comiendo y me he encontrado con ella: Ángela Rodicio ha vuelto. Tras su rocambolesca salida de TVE en la era Urdazi, creía que esta mujer se había metido a presentadora del tiempo en alguna televisión rusa de esas que te obligan a salir desnudo. Pero no, ahí ha estado agazapada y esperando el momento para volver. Supongo que en tiempos de ERE's y jubilaciones anticipadas a TVE le costará encontrar profesionales no ya que tengan valor de irse a Oriente Medio, sino que puedan hablar con conocimiento de causa de lo que allí pasa y porqué pasa lo que pasa. La Rodicio será más o menos simpática, se habrá comprado sus trapitos con cargo a la visa de RTVE (o no, que no lo se), pero de Oriente sabe un rato. Y gracias al cielo, no llega a los límites de prepotencia, desagradabilidad y mala presencia de Enrique Zimmerman, el corresponsal de A3 en Jerusalén que parece que ha ganado la plaza de por vida.

En esto de las corresponsalías está claro que TVE lleva la ventaja a todas las televisiones nacionales. Ahora mismo es la que más gente tiene desplazada a capitales mundiales, y es la única que no los humilla encargándole noticias del tipo "la moda llega a los rabinos" o "¿cuánto dinero que se recauda de recoger las monedas de todas las fuentes de Roma?". Si un corresponsal de TVE te cuenta algo es porque lo que te va a contar es consecuencia de un background y un análisis que te aleja un poquito más del pensamiento tópico que tienes sobre la zona. Y eso yo, lo agradezco. Porque hablamos de corresponsalías internacionales pero... ¿qué es eso de mandar a un tipo a la carretera de La Coruña para que me cuente el accidente de tráfico de turno? ¿es necesario desplazar a un tipo para eso? Eso, en T5, son expertos. Los madrugones que se deben de pegar los chavales para cubrir noticias absurdas o para simplemente decir si hoy, 20 de febrero, hace frío en Puerto Hurraco: "Está pasando y se lo estamos contando". Pues gracias, pero me lo creo aunque tu no estés ahí, la verdad.

De todos los corresponsales, hay dos que no soporto: el citado Zimmerman y el enviado de A3 a EEUU. Es increíblemente desagradable ver como controla los timmings creyendo que así consigue darle ínfulas de interes a su chascarrillo. Porque es que el 90% de las veces eso no son más que noticias de La Farola, y él las cuenta como si tuviera que autoconvencerse de que vivir en New York con todos los gastos pagados está justificadísimo.

Y de todos los corresponsales, hay dos que son mis favoritos. Uno es la recientemente jubilada Rosa María Calaf: grande entre las grandes, me cuenta un compañero de trabajo que está absolutamente flipada como persona. Vive en un caos absoluto y organiza fiestas donde quiera que va en las que no falta nunca un jamón de pata negra. Eran antológicos sus reportajes para Informe Semanal, demostrando que si le daban un poco más de sus 2 minutos de conexión podía hacer virguerías. Y mi otra favorita, y recogedora del testigo dejado por la Calaf es Rosa María Molló: de Nueva York ha pasado a llevar la corresponsalía de China y, aunque aun no la he visto en su nuevo destino, supongo que seguirá haciéndolo igual de bien que antes: presencia, saber hablar y contar todo lo que quiere contar en las conexiones en directo y sobre todo una elección de temas para sus reportajes la mar de interesantes.

Larga vida a Molló y a todos los corresponsales de TVE, y ERE fulminante para los corresponsales de A3 de Jerusalén, Nueva York y Roma. Podemos vivir sin vuestras chorradas.

7 comentarios:

eurocero dijo...

Pues no sé, a mí la Rodicio nunca me ha caído simpática, le veo algo "oscuro", tal vez por influencia de Arturo Pérez-Reverte, que la ponía a parir en "Territorio Comanche" (el libro, no el programa de Cristina Tárrega :P). Claro que cuando lo leí, hace muchos años, Pérez-Reverte me caía medio simpático, y ahora no.

Coincido en que los corresponsales de TVE siguen siendo los mejores, pero la presencia de los nacionales en el Telediario de Lorenzo Milá (no sé si sucede en otros, es el único de TVE que veo de vez en cuando) es bastante absurda. Prácticamente todas las noticias son contadas por un reportero en directo que da paso a la grabación, y eso no tiene ninguna razón de ser. Si Rajoy ha dado una rueda de prensa a las 2 de la tarde anunciando X (probablemente una dimisión, en los tiempos que corren), carece de sentido que salga un señor o señora a las 9 de la noche delante de la sede de la calle Génova contando lo que allí ha sucedido 7 horas antes. O de la Audiencia Nacional. O del Congreso de los Diputados. Es algo que me resulta profundamente extraño.

Mambotaxi dijo...

Si, es el mal del que hablaba de las otras televisiones nacionales. Cambia lo del accidente de tráfico de turno por la conexión en directo en el Congreso de los diputados. Ahí TVE lo hace tan mal como el resto de televisiones, la verdad.

Y Lorenzo Milá... pues a mi me provoca indiferencia total, la verdad: aunque llega al punto del por-que-no-te-callas que siento al ver a Hilario Pino ni a la fe absoluta que tengo en Ana Blanco, la verdad.

Y la Rodicio no creo que le caiga bien a nadie, ya que es bastante prepotente y su forma de hablar me resulta harto agresiva. Pero también tiene que ser difícil recuperarse de una cosa así, la verdad.

Mninha dijo...

Lo de las conexiones en directo porque sí es una plaga de la que, como decís, no se escapa nadie. Coincido en tu defensa de la Calaf y la Molló, pero debo decir que Zimmerman y el tipo de Roma (cuyo nombre no recuerdo ahora) de Antena 3 me hacen gracia, no sé por qué.

Mambotaxi dijo...

Pero Zimmerman hace gracia... y no debería hacerla, por eso lo decía. Que es un corresponsal, no es un hombre del tiempo. Aunque el tipo sí que es verdad que físicamente es bastante cómico, una especie de Benny Hill judío a punto de la jubilación anticipada.

gaspashá gorkovskaya dijo...

Mi favorita siempre será Rosa María Calaf, cada pieza que hacía era puro arte, y además es una de las pocas periodistas de verdad que quedan. "Hay que captar lo importante frente a lo impactante", así definía ella un periodismo que ya está en la UVI a punto de pasar a mejor vida. Saludos.

el funcionario asesino dijo...

superfan que he sido yo siempre de la Calaf , no solo por lo profesional que es (que lo es) también superfan de, su voz , sus pelos y sus estilismos .
Intima amiga de Karmele Marchante.
Por cierto te falta otra periodista que para mí es como la Calaf , me refiero a Nuria Ribó . Totalisima .

un saludo

mogkumo dijo...

Esa plaga de las conexiones en directo está en todas las televisiones y donde más me sangra es en los telediarios de la etb2.. un ejemplo:
"Cruzamos los dedos, que esta semana nos dicen que va a hacer buen tiempo, no es verdad Agurtzane?"
"Pues sí, estoy aquí en la playa de Mundaka donde hace 17º y los pronósticos dicen que se mantendrá hasta el fin de semana"
Esto ha pasado hoy y a mi me pone negro