27 octubre 2008

Superhéroes a pleno sol

Si estás leyendo esto, enhorabuena. Has aguantado mi par de meses de sequía. No te creas que esto va a ser un comeback espectacular: más bien se quedará en un intento de retomar una rutina que ya no tengo. Y no voy a dedicar tampoco muchas líneas a decir el porqué de este parón porque simplemente no hay razones para ello. Si usas un poco el buscador de la izquierda verás que no es la primera vez (de peores baches hemos salido).

Y como tampoco es que tenga muy claro por donde empezar, empezaré por cualquier parte. Por ejemplo por aquí: últimamente me ha dado por ver películas de superhéroes. No es que antes no las viera, pero es que me he puesto a mirar y de los cienes de gigas que me he ido descargando de un tiempo a esta parte, la mayoría son películas de gente con mallas. Creo que todo ha venido por la excitación que sentí al ver el segundo Batman de Nolan en pantalla grande. Fíjate tú, a mis años y emocionándome como cuando iba al cine y veía Pulp Fiction y después me compraba el guión, la banda sonora y el póster, para que a nadie le quedara duda alguna de que me había encantado.

El caso es que desde ese momento me he visto los dos primeros X-Men, los dos primeros Spidermans, el primer Batman-Nolan, Iron Man, me he comprado El caballero Oscuro de Frank Miller y me estoy leyendo Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay de Michael Chabon (guionista también de Spidey 2). Que por si no lo sabéis, también va de superhéroes y del nacimiento de los cómics de superhéroes. De entre todo lo que he visto, y así de abajo (lo que menos) hacia arriba (lo que más), yo diría que X-Men 2, Iron Man, Spiderman 1, el libro de Chabon, X-men 1, Spiderman 2, Batman Returns y The Dark knight (película). Más o menos así quedaría la lista, a falta de ver Spiderman 3 y de leerme El caballero Oscuro.

El párrafo anterior por supuesto carece de cualquier interés para alguien que hubiera visto las películas en su momento. Pero yo es que soy muy de ver los blockbusters cuando pasa un tiempo, cuando en mi cabeza todo lo externo que me incita a verla ha desaparecido. Prefiero bajarme mis 4,7 GB de película (yo no me bajo. avi's) y ver si merece la pena o no. Y ya después si eso paso por caja. Lo que sí que te debería importar es no haber visto la mejor película serie A con espíritu de B que he visto en muchísimo tiempo: La niebla. Si no la has visto, tienes que correr a por ella. Nada de tráilers, nada de hacer caso a todo lo malo ni lo bueno que te digan de ella: libérate de prejuicios y disfrútala como se merece. Hacía tiempo que no me emocionaba, pasaba miedo, sentía asco y alababa un final como el de esta película, uno de los más desasosegantes que he presenciado en mi vida de espectador. Y si señores: todo esto en un supuesto producto mainstream dirigido por el de Cadena Perpetua y escrito por Stephen King. Un milagro.

Y ya está, que para el comeback es suficiente.

4 comentarios:

Mninha dijo...

No sé si darte la bienvenida de vuelta o no, porque si dices que no vas a quedarte mucho... ;)

Aun así, bienvenido. Tomo nota de tu recomendación de 'La niebla', una de tantas que dejé pasar porque todo el mundo se empeñó en ponerla como un trapo. Probaré a ver qué tal.

Mambotaxi dijo...

No es que no me vaya a quedar, mujer. Es que no prometo nada...

duka dijo...

Anda, qué alegría ver que no fui el único al que le gustó La Niebla! :)

elchicolaagencia dijo...

Pues por un casual este finde me Vi LA NIEBLA, con grandes prejuicios que no ocultaré, Y CON EL FINAL MÁS CANALLA QUE RECUERDO EN MI MEDIANA EDAD. Lástima por los muertos y familiares varios del director porque me los repasé uno por uno de la manera más escatológica que la compustura de hallarme acompañado me permitió.
Lo dicho, si por algo merece la pena atragantarse de niebla es por ese FINAL.